RECOMENDACIONES PARA REGÍMENES DE REDUCCIÓN DE PESO

DR. CARLOS A. STREMBEL SOURIGUES, ERIC G. STREMBEL

Reproducido de Biblioteca de Ciencia y Técnica sobre Nutrición – Hydro-Grow® Laboratorios – Ficha N° 6

RECOMENDACIONES DIETARIAS

  • Coma moderadamente, pero sin obviar ninguna comida. El pensar que dejando de comer el almuerzo o la cena puede conducir a la reducción de peso, es un error. Por el contrario, el organismo humano tiene un mecanismo de alerta incorporado desde que era un primate que se pone en marcha cuando detecta la falta de alimento. Este mecanismo es de naturaleza enzimática, y se expresa a través de la enzima lipoproteína lipasa,que se comienza a segregar apenas el cuerpo verifica la falta de comida. La lipoproteína lipasa hace que automáticamente detectada la carencia, ordene al organismo la acumulación de grasa de reserva para la subsistencia posterior. En síntesis, no comer alguna comida diaria no adelgaza, engorda.
  • Siguiendo con el criterio mencionado, es preferible comer porciones más pequeñas pero en forma más frecuente, aproximadamente cada dos ó 2 1/2 horas.
  • Ingiera las calorías totales diarias en función de su actividad física y no más. Recuerde que no existe ningún otro mecanismo orgánico ni producto milagroso para consumir  la grasa acumulada en el cuerpo. Esta se reduce solamente con el ejercicio muscular, dado que las grasas son el alimento de los músculos y únicamente la mayor actividad de éstos puede lograr reducirlas.
  • La obesidad sólo se verifica en términos de proceso, mediante un incremento más o menos constante a través del tiempo y en forma de pequeños aumentos. Nadie engorda violentamente. Es un proceso pausado pero sostenido, producido en base a consumir más calorías de las necesarias. La reducción de peso, de igual forma, debe seguir el mismo proceso pero inverso. No espere perder dos o más kilogramos por mes, porque ello se logra mediante la reducción brusca del sistema muscular. El músculo tiene mayor peso que el mismo volumen de grasa. Si se logra bajar más allá de 900 a 1.000 gramos por mes, ello se produce mediante una significativa consumición de músculos, que son precisamente los únicos que pueden consumir las grasas acumuladas. De allí que ciertos regímenes o productos “milagrosos”, que dicen lograr hacer bajar rápidamente de peso, sólo están haciendo consumir más músculo, que en su necesaria recuperación posterior producirán el “efecto rebote”; es decir, recuperar rápidamente el peso que se perdió y aún más.
  • Coma principalmente productos vegetales. Reduzca la proporción de alimentos grasos, en especial de carnes rojas o sus derivados. Reemplácelas por carne de pescado de mar de aguas profundas, en una frecuencia de, al menos, tres veces semanales.
  • No coma frituras. Este proceso de cocción triplica las calorías del alimento en sí. Reemplácelo por otras formas de cocción, tales como al horno, a la plancha (sin medio graso) o al vapor (no hervido).
  • Coma pan integral, así como los productos elaborados con ella. No consuma productos hechos con harina blanca. No coma galletitas –dulces o saladas- porque están elaboradas con grasas saturadas.
  • No consuma azúcar blanca. Reemplácela con azúcar integral o, con ciertas limitaciones, con miel. No utilice, sino limitadamente, edulcorantes sintéticos. De ellos son preferibles la sacarina o los ciclamatos, que aunque son ligeramente tóxicos, el umbral para el daño orgánico es elevado. Según actuales investigaciones europeas, algunos autores consideran que no es recomendable utilizar productos edulcorantes a base de aspartamo o aspartame, dado que existen antecedentes de neurotoxicidad, pudiendo tener relación con la aparición de tumores cerebrales y otras patologías neurodegenerativas como el Alzheimer o el Parkinson (en estas dos últimas enfermedades existe una correlación con el aluminio).
  • Prefiera productos orgánicos e integrales.
  • No utilice aceites comerciales de maíz, girasol, maní, etc. que no sean obtenidos por primera prensada en frío, sin solventes ni hidrogenación. Consuma aceites de oliva “extra virgen” o “virgen extra” (no otras denominaciones comerciales como: “virgen fino”, “fino”, “puro”, etc.), que se obtienen por primera prensada en frío. Para comidas frías (no para cocción) emplee, además, aceite de pepitas o semillas de uva. Para este último uso, puede emplearse también el aceite de soja virgen, obtenido por primera prensada en frío, sin solventes y sin hidrogenación.

 

RECOMENDACIONES DE ACTIVIDAD FÍSICA

  • Es necesario concientizarse que sin actividad física no hay programa sostenible de reducción de peso. La vida sedentaria es uno de los factores principales de obesidad. Hágase un programa de actividades físicas (caminatas, gimnasia, pesas, etc.) y cúmplalo rigurosamente. Aunque no tenga la costumbre de hacerlo, el ejercicio con pesas es lo más recomendable. Para ello debe procurarse un instructor o seguir un programa que le posibilite ejecutarlo de acuerdo a su edad, condición física y sobrepeso detectado. Pero la adopción de cualquier programa de ejercicios debe ser progresivo y sin excesos, porque ello conduce al abandono prematuro y, además, a lesiones.
  • Para personas de edad madura, las caminatas o trekking constituyen un ejercicio muy completo, especialmente si se realiza sobre terreno con relieves moderados. Este ejercicio también debe ser progresivo, evitando excesos.
  • En lo posible, excepto si se tiene la costumbre y el entrenamiento, no haga ejercicios bruscos, como el footing, por más que le sea recomendado por instructores o personas allegadas, porque ello podría superar su condición física para hacerlo, poniendo en peligro la capacidad orgánica de su sistema muscular y/o circulatorio.

 

COMPLEMENTOS DIETARIOS

  • Pese a la observación de las recomendaciones dietarias antedichas, es importante el consumo de Complementos Dietarios que minimicen el estrés que produce cualquier cambio en la forma de alimentación, especialmente cuando se acompaña con un incremento en la actividad física, y que coadyuven al programa global de reducción de peso. Es por ello que en nuestros Laboratorios se producen varios nutracéuticos con acción directa o indirecta sobre la desactivación del impulso de comer, el incremento de la masa muscular y la posibilidad de emulsionar las grasas ingeridas, evitando depósitos arteriales posteriores.

Dentro de estos Complementos Dietarios se pueden citar:

    • Spirulina Reductora Plus
    • Spirulina & Lecitina
    • Spirulina & Picolinato de Cromo

Debe entenderse, no obstante, que cualquier complemento dietario resultaría insuficiente si no se ejercitan simultáneamente las recomendaciones antedichas y se observan rigurosa y sostenidamente en el tiempo. Un nutracéutico no es un “pasaporte para el exceso”, sino una ayuda eficaz para mejorar su perfil alimentario, aportando sustancias que perfeccionan su base orgánica para que los cambios metabólicos se realicen con mayor eficacia o para atenuar algunos mecanismos internos que puedan encontrar exacerbados. Así también, incorporará otras que permiten actuar al propio organismo focalizar y potenciar el proceso de eliminación de grasas.

Estos nutracéuticos pueden actuar individual o en conjunto para la consecución del objetivo buscado,  no existiendo contraindicaciones para su uso simultáneo. Por el contrario, existe una mejora sustancial de la acción de cada uno de ellos al ser ampliada la base nutritiva de las algas Spirulina, común denominador de todos ellos.

Fecha de primera publicación: 25-11-2005

´